Yo, una turista paseante

Nadie puede viajar 'como un local'. El local no viaja. Se transporta. Click to Tweet
No hay blog de viajes que no tenga una entrada del tipo, ‘No soy turista, yo soy viajero’.

¿?

Sí que entiendo lo del turismo distraído vs el conectar, pero, quien se hace llamar viajero se siente muy especial, y, yo me pregunto, ¿Qué vaina es esa? Acá me contesto, en muy panameño:

Si tú ahí no vives, andas de paso, pues, como cualquier forastero más. (Entonces te conducirás en concordancia con tu actitud típica porque, ya lo sabemos que ‘adónde vayas, allá estás tú’).

Un forastero no es mejor por el camino que como es en su propio terruño: participa hasta donde le provoca, colecciona las vivencias que decide capturar, y, si es realmente respetuoso, visita y ya. Pienso que sería mejor llamarlo visitante, porque hay definiciones modernas que ni siquiera hoy día se acercan a la realidad.

Por tradición, un viajero siempre viajó para explotar. El explorador salía de casa para conquistar (para sí mismo, y para su país); colonizar, y repatriarse con todo lo bueno que se encontró por el camino.

¿Dejó idioma? Sí. ¿Ideas nuevas? También. ¿Cultura? Bueno… Y un reguero de hijos sin padre. Y enfermedades por sacos. Y países empobrecidos. Y toda clase de abusos. Y por fortuna estas cosas ya no se dan, ¿verdad?

Hoy día, ¿quién es viajero?

Bueno, hoy día, ha de tratarse de gente confundida por el camino, pienso yo. Sino que alguien me explique, por favor, ¿qué es eso de ‘viajo como un local’? ¿Has leído falacia igual?

El local no viaja. Se transporta: va al trabajo; pasa a pagar sus cuentas; a veces pierde el día esperando a que lo atiendan en la seguridad social, y por la noche tiene que visitar a la madre anciana, que, ¡cómo jode!, pero a él le toca porque es su mamá y…

Mientras el local cumple obligaciones (escogidas e impuestas), en la rutina de su cotidianeidad, el viajero las desechó todas para ir a por sus sueños.

Ojo, que si una idea promociono es justamente eso de ir a por tus sueños, pero cuando tus sueños son ser viajero, nómada, vagabundo, y tú allá vas, es porque decidiste no ser local. No toleras saberte local (y aceptar el tedio de una vida estructurada), tanto, que erras por el mundo.

¿Viajero local? ¿Nómada de la cotidianeidad? (¡¿??????!)

Forastero es mejor.

Yo, de David, Chiriquí, República de Panamá, soy local. Forastera nacional por cualquier otro rincón del país. Turista extranjera en el resto del mundo. Paseante por donde vaya.

 

Sabe que el esnobismo de un estilo de vida es esnobismo igual, así lo exhiba el letrado, el doctor, la celebridad o el viajero, y la ridiculez ya abunda en el mundo como para que contribuya quien tanto se precia de su apertura. Así no puedo evitar pensar que un turista aporta más: deja su plata y su contento en el país que visita, contribuye a crear tanta basura como el país anfitrión se lo permita, pero se regresa al suyo sin polemizar, y ahí acabó.

El esnobismo de un estilo de vida es esnobismo igual. Click to Tweet

 

0
(Visited 36 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *