Sobre mí

No viajo para encontrarme. Viajo para escogerme. Click to Tweet

En verdad me conocerás por lo que comparto (y, con perspicacia, también por lo que no).

Hablo poco y sueño mucho. Escribo para metabolizar las cosas, primero, y, segundo, para re-encuadrarlas, reformularme… Ahora estoy tomándome mi tiempo para sacar en limpio décadas de garabateos, y mucho de aquello pasará a este blog.

Soy de risa fácil, con la contradicción de no saber sonreír como quisiera y sí llorar hasta cuando no. (Fémina emocional, pues). Me divierten las eventualidades, de los problemas siempre creo que ‘todo va estar bien’, pero las pendejadas… ¡esas sí me sacan de mí! (De los tres tengo cuentos).

No soy itinerante, también colecciono aretes. Y me gustan los lentes de sol. Y los trajes. Y los zapatos. Y las carteras. Y, a diferencia de quien dejó todo para irse a andar, yo no venderé nada para vivir de una maleta. Además, tengo un perro que no dejo con cualquiera. O me tiene un perro que no me deja ir cuando sea, y no me importa porque me importa.

 

img_0999

 

 

Una Práctica es un credo. Click to Tweet

Yo soy paseante.

Porque una práctica es un credo.

El auténtico.

El que te hace congruente a pesar de tus contradicciones, y, cuando reconoces que lo que más te gusta es lo que te hace vivirser y estar— ya sabes qué practicar.

Tu práctica te hace: te forma, te nutre, te moldea, te cultiva, te corrige, te mejora…

Tu Práctica te convierte en ti. Click to Tweet

La mía es pasear, y constituye todo un reto. Cada paseo se torna un experimento. Cada viaje un taller personal —práctico y participativo— en la vida y por la vida (donde no hay escapatoria posible).

Ese es el desafío y no siempre lo supero, pero ahí voy, expandiéndome en el entorno.

 

img_1002

¿Qué más?

Me gusta reflexionar, contestarme las preguntas, replantearme la vida y proyectar.

Siento reverencia por la naturaleza.

Me hechizan los tambores.

Mi única experticia es el uso de la memoria corta.

Me encanta andar descalza por la hierba.

Sé que bendecir es mágico.

Quería ser bailarina de ballet, pero no tenía talento.

Tengo una larga trayectoria de trabajos —tanto formadores como inconsecuentes—, y llevo años desempeñándome como intérprete de lenguas y Coach de Vida.

Me aterra no reconocerme en las decisiones que tomo: yo no viajo para encontrarme, viajo para escogerme.

No soy ningún 'Maestro', pero no importa porque no me dedico a enseñar. Click to Tweet

 

Entonces, ¿esto de qué va?

Este blog es un espacio personal abierto al público, donde no encontrarás sugerencia alguna, ni recuentos de experiencias perfectas, sino relatos del recorrido y lo vivido. Cosas que te cuento con la intención expresa de provocarte a que quieras —¡y te atrevas!— a hacer Tu Viaje Por La Vida. 

También te comparto recursos y herramientas que me han ayudado mucho a andar, y que utilizo con mis clientes en Coaching.

(Y, sí, también pasé por la universidad y salí con diversos títulos: licenciatura en psicología; posgrados en administración de recursos humanos y en gestión de riesgos laborales; maestría en seguridad y salud ocupacional; varios diplomados que creí necesitar, y otras certificaciones —algunas que uso y otras que ya olvidé—…. Parte de un recorrido que a muchos importa, y a mí para nada, pero en esos tiempos poco me escogía).

 

(Visited 235 times, 1 visits today)