¿Blueberries o Mamografía?

Me diagnosticaron con Cáncer de Mama el año pasado; en 2017, 3 meses después de cumplir los 42 años, y no me avergüenza admitir que nunca me hice una mamografía… A pesar de que mi abuela murió de cáncer, y a dos de sus cuatro hijas —mis tías— les tocó lo suyo.

Simplemente no creo en los exámenes de ‘detección temprana’ como práctica preventiva.

(Lo que no significa que yo practicase la prevención, y de eso va el tema en parte, pero vamos por partes).

 

Un ‘Examen’ es esa instantánea que inmortaliza un momento.

Cual fotografía.

Si te reíste no significa que siempre estés feliz. Y no por haber fruncido el ceño significa que seas un amargado. Simplemente retrata tu estado al momento, pero no constituye prevención.

Yo tengo otra tía que, obsesionada con la posibilidad de morirse de Cáncer como su papá, se hacía la mamografía cada seis meses. Por años. Hasta que le llegó su año (porque ella estaba segura de que un día lo tendría); un retrato perfecto ahora, y seis meses después ya lo tenía. ¿Cómo así? Pues de esas cosas que, ‘Bueno… puede pasar…’.

Y padeció 4 años, para morir de Cáncer, sin que esa detección —nada temprana— le sirviera para afrontarlo mejor.

Por mi parte, no estaba esperando mi respectivo cáncer como esa tía, y sé por boca de mis oncólogos que la ciencia no considera el tipo de cáncer que tengo como hereditario. ¿Qué tal?

 

Entonces, ¿Qué coño previene el cáncer?

Pues… Que yo sepa eso nadie lo sabe.

O, al menos a mí, ni profesional ni advenedizo alguno me lo ha podido decir con contundencia, y lo único que saco en claro escuchando a tanto experto es que no se sabe qué evita las enfermedades, en realidad. Pero sí mucho sobre lo que promueve el bienestar.

Sin embargo, no hemos instaurado un ‘Mes de Estilo de Vida Saludable’.

Eso no le reporta beneficios económicos al Sistema Sanitario —que tiene el nombre muy mal puesto, porque no se especializa en salud, sino en enfermedad—, a diferencia de la gran campaña que se tiran en el mes de octubre.

Dejémonos de ahuevazones. En riesgo estamos todos, y la detección temprana; ‘oportuna’, no evita nada. Si se detecta, ya lo tienes.

Huye pal otro lado…

 

Y, entonces, arranca lo bueno.

 

El Holismo es bello, pero como todo lo que toca la mano de quien tenga la mente sucia, ya fue profanado. Hay tanto dinero en el negocio de la ‘Salud Integral’ (alternativa/holística), como ganancias generan las enfermedades que trata la medicina convencional/occidental/alopática.

Y la guerra no es contra el cáncer (u otras enfermedades), la guerra es contra todo y cualquiera que se interponga entre el dinero y esas manitas.

Y en las guerras hay mucha plata, con muy pocos beneficiarios.

Y ninguno de estos beneficiarios es El Ser… Porque todo Ser no es más que un potencial cliente. (Por supuesto que se les olvida a esos beneficiarios que solo hay que estar vivos —respirar, comer, cagar— para pasar del yate a la camilla).

En fin.

Según este otro grupo, ahora hay que temerle al aire que respiras, ponerle un filtro especial a la ducha para poder bañarte, y comer después de darle tres vueltas a la mesa, silbando con el hociquito mirando pa’bajo. (O pa’rriba, o a la derecha… Todo depende de a qué gurú le creíste).

«… Pero, pero… Tienes que cambiar todo el teflón por acero quirúrgico. Y no tomes en ningún recipiente que no sea de vidrio —si usas pajilla (carrizo) que sea de vidrio también, pídelo por internet—, Y…».

Y yo he coloreado por placer desde que estaba en el Kinder, pero ahora resulta que si coloreas en la adultez debes saber que es mejor que sean ‘Mandalas’; para lo cual te conviene un taller. Y estudiarte la ‘geometría sagrada’ de la vaina, si quieres obtener el máximo beneficio…

No tengo nada en contra de los talleres de lo que sea —yo misma pienso ofrecer más de uno—, pero cuando intelectualizamos todo, para conformarnos con las convenciones comerciales occidentales, se acabó lo sagrado en ello. ¿Acaso la existencia misma se puede probar realmente?

Y lo mismo aquí estamos.

Que baste con ello.

En lo personal, sigo escogiendo lo natural porque creo en la naturaleza, y no creo en la ciencia. Poco me importa lo que diga probar. Por ejemplo, yo creo en Dios, y, ¿Que tal?, Él no ha permitido pruebas.  

Y…

Y ya terminé de cabrearme de todos.

Ambas industrias son muy competentes en lucrar con el miedo, y a eso se dedican desenfrenadamente. Mientras que el especialista auténtico debe ser un Maestro. Y un Maestro jamás asusta a quien intenta guiar, porque eso lo parlizará, impidiendo su evolución.

 

Heme aquí, todavía enferma, y perdida.

Ignorante, y necia.

No, no sé cómo se cura esto. No conozco el remedio, ni pienso buscarlo más.

Nada puedo recomendar, pero yo escribo para aclararme las cosas, y si hago público lo que escribo es por compartirme; —algo así como permitirme abrirme al mundo, porque todavía existo. Porque todavía no me morí—.

 

¿Blueberries o Mamografías?

Esto es duro, gente.

Inimaginable.

Uno NUNCA piensa —no que le dé un cáncer; sabemos que nos puede dar, sino—, ¿Cómo sería padecerlo? Nadie en su sano juicio se lo fantasea, por lo que no nos hacemos la más pájara idea. Y yo deseo que nadie pase por lo que estoy pasando…

Duele.

Duele el cuerpo.

Duele el alma.

Duele el pasado —por la oportunidad que se fue—.

Duele el futuro —impensable, por momentos, además de incierto—.

Duele el presente… Y ni siquiera nos podemos ‘escapar’ (duele demasiado, y suficiente para atraparnos en el ‘aquí y ahora’).

 

Prevención es vivir.

Que no hayan sorpresas.

Que poco importe.

Que ya hayas cobrado, y te lo hayas gastado… Mejor define lo que significa —y como debería ser— VIVIR, para ti, y vive hoy.

Sé hoy.

Ámate hoy.

Eligiendo lo mejor de lo posible, y en congruencia con lo que crees.

En bienestar…

Ah, sintiéndote pleno… Cuando sentado en tu propio ‘ras’ te encuentres en paz, BienEstás.

 

Y venga esos blueberries, pero con crema y en helado, con pancakes y en muffins, por favor. (Que ya no estoy para rezarle a las enzimas que destruyen las células bla, bla, bla).

 

#Yo no lucho pa’ que un montón de avivatos se enriquezcan.

#YoVivo y #YoPuedo.

(Este escrito es parte del Día 1 de #13DíasPorMí)

4
(Visited 350 times, 1 visits today)

6 Comments

  1. Danuta 8 abril, 2018 at 9:38 pm

    y yo comiendo mi ensalada y leyendote con boca abierta hasta que se caye un pepino. Te siento y te adoro………..te abrazo ….buenas noches

    Reply
    1. Irisel Marquinez 15 abril, 2018 at 3:50 pm

      Gracias Dana, por darme tanta energía positiva. Un abrazote a ti.

      Reply
  2. Magaly Contreras 3 abril, 2018 at 8:15 am

    Bendiciones Irisel Dios te ama esfuerzate y se valiente sigue adelante Dios tiene grandes cosas y maravillosas y ocultas para Ti.

    Reply
    1. Irisel Marquinez 3 abril, 2018 at 1:07 pm

      Gracias tía, abrazote para ti.

      Reply
  3. Anya Tempro 2 abril, 2018 at 10:41 pm

    Amiga! Asi es! Me encanto tu post de dia de hoy. Te envio un fuerte abrazo. Te quiero mucho.

    Reply
    1. Irisel Marquinez 3 abril, 2018 at 1:06 pm

      Y yo a ti Anya, un abrazote enorme para ti. Gracias!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *